Verdejo

               Si  la tempranillo es la uva tinta por excelencia en España, la uva Verdejo es la blanca.

               Verdejo es una uva blanca de España, en rigor debería denominarse Verdejo Blanco para diferenciarla de otra uva tinta, también de gran calidad y autóctona de Asturias denominada Verdejo Negro. La Verdejo Blanco se considera originaria  de Rueda, implantada allí por los Mozárabes en torno al siglo XI.

         La cepa de Verdejo es una planta que se adapta fácilmente a terrenos poco fértiles y pedregosos, tolerando bien la sequía. Se trata de una uva de gran calidad, una de las mejores uvas blancas de España. La vid es de porte horizontal y tronco vigoroso. Es de hoja pequeña-media, pentagonal, seno peciolar medio, poco abierto en lira, envés glabro, nervios y peciolo con densidad de pelos nula o muy baja. Racimo de tamaño pequeño a mediano, de pedúnculo muy corto. Bayas pequeñas a medianas, generalmente esféricas o elípticas cortas y color amarillo; sus pepitas suelen ser algo grandes, destacando al trasluz cuando se observa la uva. Suele recolectarse de noche, para evitar las altas temperaturas diurnas que en Septiembre y en la zona de Rueda puede rondar los 30 grados centígrados, para llegar a la bodega a unos 10 – 15 grados, y así evitar que el mosto se oscurezca como consecuencia de la oxidación provocada por el calor.

               Suele tratarse sola, en vinos monovarietales, sin complementar con otra uva. Produce vinos muy aromáticos, con cuerpo, glicéricos y suaves. Buena acidez y característico toque amargo.

         Otros nombres con los que es conocida son: Botón de Gallo Blanco, Gouveio, Verdeja, Verdeja Blanca, Verdejo Blanco, Verdelho o Verdello.

               Abundante en Valladolid, sobre todo en la Región de Rueda en Segovia y en parte de Ávila, y se considera la variedad principal de la D.O. Rueda; también se encuentra en Cigales y en Toro. Además de en Castilla y León, puede encontrarse en las Islas Canarias. Fuera de España, puede encontrarse en Portugal y Australia.

             La uva ha derivado hacia vinos afrutados y jóvenes, sin crianza, bien monovarietales, bien ensamblados con Sauvignon Blanc o Macabeo.

               Los vinos que produce la Verdejo suelen tener una gama de colores que van del amarillo verdoso al pajizo, con una capa ligera media. Aportan aromas intensos a fruta, con matices herbáceos y de flores blancas con tonos amargos, tienen un grado medio de alcohol y una acidez media – alta, estructurados, suaves y frescos, con un buen paso por boca, debido a su adecuado contenido de glicerina, dejando al final un característico toque amargo que persiste en el tiempo.

               Por otra parte la uva es también óptima para la crianza en barrica, combinando perfectamente sus aromas con los tostados y vainilla de la misma. Admite también la posibilidad de elaborar espumosos e incluso se está vendimiando para elaborar vino de hielo.

               Sus vinos son aromáticos afrutados y un punto anisados. En boca son frescos, ácidos, suaves y untuosos, con cuerpo, de gran persistencia.

Las condiciones climáticas de la zona de Rueda, con variaciones térmicas entre el día y la noche y las diferentes estaciones, son muy adecuadas para el desarrollo de esta variedad. Es muy importante vigilar el equilibrio azúcar-acidez a la hora de la recolección para que desarrollen un grado alcohólico suficiente y a la vez conserven su frescor.

 Fuentes: MAGRAMA, Wikipedia, La página de Bedri, Diccionario del vino