Garnacha blanca

              La garnacha blanca es uva variedad de vitis vinífera que se cree originaria de España, parece tratarse de una mutación de la garnacha tinta y más de la mitad de la producción mundial de esta uva se cosecha en España, se adapta bien a climas cálidos y relativamente secos. Se la conoce también como grenache, grenache blanc, alicante blanca, sillina lanc, belán, rool grenache, garnatxa blanca, feher grenache, etc.

        La planta de la garnacha blanca es muy vigorosa y  de porte muy erguido, su fertilidad es alta y su producción media, sus racimos son entre pequeños y medianos, bastante compactos y pedúnculo corto. Sus bayas son medianas, de tamaño uniforme, su epidermis es verde amarillenta y forma elíptica, siendo difícil la separación del pedicelo. El grosor de su piel es fina, y su pulpa es blanda, jugosa, no coloreada y sin sabores particulares, con pepitas presentes.

            Da lugar a vinos con cuerpo (para tratarse de un blanco) y elevada graduación. Predominan los matices amarillos y presenta aromas de fruta madura con un fondo de retama que le confiere originalidad. Sufren con facilidad oxidaciones precoces. El ataque en boca es suave, con moderada acidez y algo cálido debido a su elevado grado alcohólico. Se suele utilizar en monovarietales o en coupage con Macabeo, a veces también como vinos rancios de color dorado usados para vinos de postre.

             Su contenido en azúcar es elevado y su acidez relativamente baja

Fuentes: Diccionario del vino, Magrama, Wikipedia, Vitivinicultura y La página de Bedri