Caiño tinto

           La Caiño tinto es una variedad tinta de vitis vinífera autóctona de Galicia, se cultiva principalmente en las DO Rías Baixas, Ribeiro y norte de Portugal.

        Se la conoce también con los nombres: Azal Tinto, Amaral, Borraçal y Cachón. 

          Sus cepas son de brotación temprana y por tanto sensibles a las heladas de la primavera, de maduración tardía. Tienen elevada fertilidad y son poco sensibles a la botrytis y bastante al oídio. Tienen un ciclo de maduración largo y por tanto las cepas y los racimos se han de exponer a una alta insolación, admite podas cortas y se adaptan bien a terrenos poco fértiles, son bastante resistentes a la sequía si no es extrema.

        Sus racimos son pequeños, cilíndricos de bayas de tamaño uniforme y compacidad de los racimos más bien baja, con pedúnculo corto y bayas de difícil desprendimiento del pedicelo.
Sus bayas son pequeñas de forma circular, color negro y con mucha pruina, el pedicelo es largo y hollejo grueso, su pula es blanda, incolora, muy jugosa y sabor herbáceo. Es bastante rústica.

            Para su maduración requiere temperaturas elevadas y es potasófila.

         Sus vinos se utilizan habitualmente en coupage buscando una mayor estructura de otras uvas, da vinos intensos, jóvenes de aromas frutales (fruta roja madura) y florales y fresco. Son de color rojo picota. Suelen ser bastante tánicos, amargos, ácidos y de elevado contenido en azúcar, herbáceos y alcohólicos. Sus mejores resultados, se obtiene en maceración carbónica, consecuencia de su elevada acidez y sus aromas jóvenes. Se pueden obtener vinos de calidad, bajando su producción y con cepas viejas.

Fuentes: Enterwine, Vitivinicultura, El Saucacorchos y DO Ribeiro