Barbera

           La uva Barbera es una variedad tinta de vitis vinífera, procedente seguramente de Italia, concretamente de la región del Piamonte, siendo la tercera uva tinta más plantada en Italia después de la sangiovese y la montepulciano. Se la conoce con otros muchos nombres la mayoría de ellos derivados del nombre barbera. Existe una variedad blanca, pero no tiene nada que ver con esta que nos ocupa. Esta cepa ha traspasado las fronteras de Italia, cultivándose también en Grecia, Rumania, Eslovenia, Israel y también se ha asentado en el nuevo muna do llegando a Australia, Argentina, Brasil, Uruguay y como no a los Estados Unidos.

            La Barbera es una variedad de vid vigorosa con rendimientos altos, de gran resistencia a las enfermedades y que se adapta muy bien a los distintos climas y terrenos que se puede encontrar, sus vinos tienen color, acidez y azucares, por el contrario los taninos se quedan bastante bajos en esta variedad. Es muy destacable la adaptación de la Barbera al pie americano, lo que llevo consigo el aumento de la plantación de esta variedad a partir de que la filoxera hiciera estragos en las viñas.

           A mediados de la década de los 80, tuvo lugar en el Piamonte un desastre que creo mal nombre a esta uva y generó un descenso drástico de las viñas cultivadas de esta variedad. Agricultores de la zona del Piamonte, añadieron alcohol metílico al vino, provocando la muerte de unas 30 personas y daños irreparables a otras muchas. Esto realmente no es culpa de la uva, pero las consecuencias fueron para ella.

             Los racimos de la Barbera son de tamaño mediano, compactos y la longitud del pedúnculo es muy corta. Sus bayas son esféricas, pequeñas y uniformes, la separación del pedicelo es fácil, el color de la epidermis es negro azulada, su epidermis es de grosor medio. La pulpa es jugosa, blanda y ligeramente coloreada, sin sabores particulares y con pepitas, la brotación es muy tardía y la maduración media.

        Los terrenos preferidos de esta uva son los arcillosos y  calcáreos menos fuertes, los arenosos limitan su producción y los alcalinos o salinos son inadecuados para esta uva.

       Estudios recientes de ADN de la uva, la relacionan con la Monastrell.

Sus vinos: La Barbera se caracteriza por una elevada acidez, para evitar su exceso hay que limitar la producción de la uva por cepa, para lo cual se usan los métodos habituales de estrés hídrico y la ligera sobremaduración de la uva. Otra forma de lidiar con esa elevada acidez es mezclarla con otras uvas no tan ácidas, siendo así el coupage más equilibrado. Los racimos pequeños son los que dan mejores resultados en cuanto a calidad de la uva. Sus vinos suelen ser de color rojo rubí intenso con intensos tonos rosados en el ribete y con una pronunciada acidez. Se suele utilizar como uva de mezcla de la Nebbiolo para aportarla color.

           Los vinos jóvenes tienen aromas intensos a moras, frambuesas, cerezas, arandanos,…, tiene también aromas florales, a pétalos de rosas, rosas salvajes, violetas, salvia, con el uso de barricas de roble, se le añaden aromas a vainilla, coco, canela y tostados. Se están empezando a usar barricas pequeñas de roble nuevo, con lo que se consigue oxigenar los vinos, limitando la cualidad reductora de la uva barbera y limitar la aparición de malos olores, en especial de sulfhídrico que aparece en algunos casos, también se consigue un aumento de los suaves taninos de la madera que añaden cuerpo al vino, algunas notas a pimienta, clavo y la adición de polisacáridos obtenidos del roble, obteniéndose un vino mucho más redondo. Es de destacar la producción a partir de esta uva de vinos del tipo frizzante y espumosos de muy elevada acidez

Maridaje: pescados, quesos frescos y curados, entrantes, verduras, aves, pasta, arroces y comida especiada.

Fuentes: Wikipedia, Variedades de vid del Mundo,  ELMUNDOVINO, Directo al paladar y Catadelvino.com