Cata adivinatoria

 

¿Que es una cata adivinatoria?

        Una cata adivinatoria es algo inventado por nosotros. El concepto de esta cata,  es tomar una serie de vinos e intentar adivinar de que vino se trata, a partir de lo que percibimos a través de cuatro de los cinco sentidos: Vista, olfato, gusto y tacto (sensaciones táctiles en boca y lengua). El oído participa poco en esta cata.

¿Diferencias y similitudes entre cata adivinatoria y  cata a ciegas?        

           En ambos tipos de cata, no se sabe con exactitud el vino que se está bebiendo en ese momento.

        En una ortodoxa cata a ciegas, no se sabe nada del vino que se va a catar y lo que se pretende es valorar la calidad, aromas y resto de sensaciones  que nos produce el vino, desconociendo por completo que vino estamos catando, que uvas tiene, como ha sido su vida desde que se plantó la uva hasta que se nos ha servido en la copa, la bodega, el nombre del vino y su precio.

        En el ejercicio de cata adivinatoria que proponemos, vamos a disponer de una serie de vinos, de los que vamos a saber muchas  cosas sobre ellos, de que vino se trata, que uvas tiene (en este caso uva pues todos son monovarietales), cuál es la bodega que los produjo, su denominación de origen, la crianza que han llevado a cabo y la opinión de terceros sobre esos vinos (en principio la opinión del bodeguero) e incluso su precio. En definitiva vamos a disponer de una amplísima información de los vinos que están presentes (diferencia clara con una cata a ciegas) pero no vamos a saber y tendremos que adivinar, que vino estamos probando en ese momento, solo vamos a saber que está entre los designados para la cata (en esto hay similitud con la cata a ciegas, pues no sabemos el vino que estamos bebiendo)          

                En la cata a ciegas pura, el sentido de la vista no está contemplado. Las copas son negras, para evitar la información que proporciona el color, acerca de la antigüedad del vino, la vida que ha llevado, tampoco tendremos información de algunas ideas de las características de la uva facilitadas por la intensidad del color y algunos matices de los reflejos que tiene el vino, no podremos apreciar la información del vino que da la lágrima que aparece en la copa… En la cata adivinatoria, la copa va a ser transparente, por lo que si vamos a tener la información del sentido de la vista del vino que estamos probando, pero las botellas van a estar tapadas de tal forma de que no se va a saber cuál es el vino que se está bebiendo en ese momento.

¿Qué motivo tenemos para hacer este ejercicio de cata adivinatoria?                

               El motivo de esta cata es múltiple, además del puramente hedonista del placer de saborear con los amigos unos vinos, es el de intentar despertar los sentidos ante el nuevo periplo que se nos avecina. La cata a ciegas pura es sumamente complicada y podría defraudarnos un poco sobre nuestros conocimientos sobre el mundo del vino, seguramente lo único que seríamos capaces de decir es la calidad, algo sobre la crianza y con suerte sobre la uva que lleva o la zona vinícola.  Vamos a valorar el placer que nos proporciona el vino y además vamos a intentar elevar nuestra autoestima adivinando por sus características el vino que estamos tomando.

  ¿Cómo se va a desarrollar la cata?      

          La cata se va a desarrollar en varias fases, levantando expectativas entre los catadores antes incluso de juntarse.

        Con dos semanas de antelación a la cata, se va a informar a los catadores del vino que se va a tomar, se les va a proporcionar la ficha de cata, se les va a dar información de la bodega, de las uvas que lleva, de su precio, incluso de donde se ha comprado el vino. Para que el que quiera (aunque no se recomienda), compre y pruebe el vino antes de la cata adivinatoria.

        Como consecuencia del número de participantes, no va a llegar con una única botella de cada vino, se ha previsto tener preparadas dos muestras. Ambas botellas se taparán con papel de aluminio para evitar identificarlas, además se les quitará la cápsula por sí alguien identificara el vino por ella. Se les dará un número igual a ambas muestras, siendo dada la numeración de la botella por alguna de las personas presentes que no quieran participar en la cata, también abrirá  todas las botellas y las dotará de un corcho nuevo . Si alguna de las muestras estuviera en mal estado, se eliminará de la evaluación este vino. A la hora de servir, se entregarán los tapones de todas las botellas juntos, pero sin saber a cual de las muestras corresponde pudiendo así  comprobar la valiosa información que aportan los tapones, tanto visual como de aromas, para identificar si hay alguna muestra defectuosa.

                 Se servirá a todos los catadores el vino y estos harán su valoración de acuerdo con la ficha de cata facilitada, puntuará el vino y hará su predicción sobre el vino que se trata.

Vinos de la cata

Cataremos los siguientes vinos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *